Nuestro

ADN...

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota - La Plata - Buenos Aires - Argentina

Fue una agrupación de rock alternativo oriunda de La Plata, Argentina, liderada por el Indio Solari, Skay Beilinson y La Negra Poli. En su país es considerada una de las bandas más importantes de su rock y una de las más influyentes del rock en castellano en general.​

La banda creó una estética original dentro del rock, alcanzó la masividad manteniéndose al margen de la industria musical durante sus veinticinco años de actividad. Los primeros recitales fueron promovidos por el boca en boca3​ informando a su público en vivo quienes luego se pasaban la información unos a otros. Por esto siempre estuvieron al margen de los reconocimientos mediáticos y premiaciones (con excepción de la Fundación Konex que reconoció su trayectoria en 1995 con un Diploma al Mérito y en 2005 con el Premio Konex de Platino a la mejor banda de rock de la década, compartido con Divididos.

Su obra siempre estuvo marcada por las metáforas en sus letras, el vanguardismo en su puesta en escena y un imperante misticismo en sus obras gráficas. Representa un paradigma contracultural, reforzado por la calidad autogestiva e independiente de su producción.

Musicalmente se destacan por sus registros armónicos menores y disminuidos, por su primera guitarra siempre presente en combinación con la melodía vocal y por sus agregados de múltiples instrumentos, tales como saxofón, violín, trompeta, piano, armónica, percusión y también samplers y sintetizadores en muchas de sus canciones.

Origen del nombre de la banda:
El Doce o el Sultán -llamado Edgardo Gaudini- vivía en Gonnet (provincia de Buenos Aires) donde conoció a sus vecinos, los hermanos Beilinson, a Solari y a Fenton, que tenían un taller de estampado de telas y ropa. Gran cocinero y excelente anfitrión, se hicieron amigos y el Doce ―que fue bautizado así porque se presentaba como docente― se hizo vendedor de esa ropa. Según cuentan, una de sus especialidades culinarias fueron unos buñuelos pequeños de ricota, redonditos, que había extraído de un libro de la ecónoma Patricia Rey. Buñuelos que terminaron bautizando al grupo que en esos momentos, estaba en plena gestación.

El establecimiento definitivo del nombre surgió por necesidad. En cierta ocasión la banda se tenía que presentar en un boliche en la ciudad de Salta (a principios de 1978) para pagar deudas contraídas con el dueño, quien quiso pegar unos afiches para promocionar el show. Así, en una rápida decisión, se optó por homenajear a los manjares que entregaba la banda en cada una de sus extrañas presentaciones.

Se lo recuerda disfrazado de Sultán repartiendo sus redonditos de ricota en los míticos recitales del teatro Lozano. Esa es la imagen que trascendió y por eso los devotos fanes del grupo de Skay y el Indio, lo recuerdan como el Sultán.

Significado de Patricio Rey:
Patricio Rey es un personaje que forma parte del imaginario de la banda de rock Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Usualmente, se confunde este personaje con el Indio Solari, vocalista y letrista del conjunto.

Si bien en algunas entrevistas los integrantes de la banda hablaban sobre el personaje como un sujeto que los ayudó económicamente en sus comienzos, que tenía mucho poder y que cada tanto se comunicaba con ellos; se supone que «Patricio Rey no existe; Patricio Rey son todos», tal como lo definió Solari.​

Como parte del complejo espectáculo circense que el conjunto musical desarrollaba en sus primeros años, El Indio Solari transmitía los gnómicos mensajes de Patricio Rey, el secreto ideólogo y mentor del grupo, a sus seguidores que personalizaban cada espectáculo con cantitos como «Los Redondos / son un sentimiento, / no se explica, / se lleva bien adentro / y por eso te sigo a donde sea, / soy redondo hasta que me muera».

Motivos de la separación:
Skay Beilinson, el guitarrista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, se encuentra junto con el Indio Solari en el centro de los motivos de la disolución del conjunto.
Después de ocho años el Indio dio a conocer los verdaderos motivos de la disolución de la banda. Esto fue luego de una entrevista que concediera Skay al diario La Nación​ en la que confiesa:

Todo se terminó cuando nos dimos cuenta de que uno de nosotros se quería apropiar de ese proyecto tan hermoso que fue Patricio Rey, que había nacido como la comunión y el aporte de muchos artistas y no los deseos de uno solo.

Las causas reales nunca se habían hecho públicas y mucho menos aclarado. Por un lado Skay ha hablado de «diferencias artísticas», y por su parte el Indio siempre prefirió el silencio en fin de «proteger la memoria de una de las bandas más queridas por sus seguidores», hasta hoy. La respuesta de Skay al periodista fue:

Yo no estoy enojado. Muchos comparan a una banda con las relaciones de pareja, y bueno, por ahí él todavía no terminó de hacer su trabajo, pero ya le va a llegar. Fueron más las cosas que nos unieron que las que nos separaron.

El Indio no hizo esperar su respuesta y contestó en una carta abierta29​ en la que explicó que la separación de la banda se debió a la constante negativa de Skay de entregarle una copia de audios y videos que fueron grabados en los shows de Huracán y Racing (en 1994 y 1998, respectivamente):

Pedí se hicieran copias para tenerlas a mi guarda y que a su vez sirvieran de protección. Pero extrañamente, el tiempo pasó y siempre esgrimían una excusa. La noche definitiva (un rato antes estábamos en un bar hablando con un cronista sobre un próximo show) me puse firme en mi requerimiento y esa actitud desembocó (ante la negativa) en el rompimiento de la sociedad artística.

La verdad velada es que lo monetario y el ego diluyeron las ganas de ser socios de tres personas, Poli, Skay y el Indio, reclamos de porcentajes a colaboradores que producían los conciertos de la banda en el interior del país, desembocaron en la pelea de las partes.

La carta, publicada en una página web, termina aclarando: «Sigo con mis dudas al correr este velo, pero las declaraciones vertidas por Skay me han obligado». Los motivos se terminan de confirmar en mayo de 2010 cuando se filtran a través de Internet los videos reclamados por Solari de los recitales de la banda en Racing en 1998.

En una entrevista que el periodista Bruno Larocca realizó con Skay Beilinson en mayo de 2013 para la revista Mavirock,​ el guitarrista de Los Redondos dijo:

Los Redondos estábamos arrollados por ese vértigo de arrojarse al vacío que tiene la juventud, porque no había ninguna promesa de nada. Y de repente, ese tiempo que estuvimos juntos en un contexto social y una realidad, fue fantástico e irrepetible. Por eso siento el cariño y el amor más grande de mi vida por todos mis compañeros de esa época, porque cuando estuvimos juntos pasó algo mágico. Y supongo que más allá de lo que nos pasó a nosotros, también impregnamos un poco el entorno.